Internacional

Jóvenes sometieron a agresor en escuela de Colorado



Los tres estudiantes que desarmaron a un agresor en la escuela de Colorado donde se produjo un tiroteo saltaron de sus asientos sin decir palabra y sin pensar en su propia seguridad al ver el arma, narró uno de ellos.

Embistieron al adolescente que portaba el arma -era su compañero de clase- y trataron de sujetarlo, pero éste pudo disparar. Kendrick Castillo, quien encabezó la carga contra el agresor, cayó al suelo.

Su amigo Brendan Bialy arrebató el arma y gritó el nombre de Castillo. No hubo respuesta, dijo Bialy a una sala atestada de periodistas el miércoles al evocar los sucesos del día anterior en la escuela secundaria de Highlands Ranch.

“Kendrick cayó como un héroe”, dijo Bialy. “Estaba a unos 30 centímetros del agresor y en lugar de correr en dirección contraria, corrió hacia él”.

Según las autoridades, las acciones de Castillo, Bialy y Joshua Jones minimizaron el derramamiento de sangre en el ataque del martes en la escuela al sur de Denver que dejó como saldo ocho estudiantes heridos y la muerte de Castillo, de 18 años.

Uno de los heridos fue Jones, quien recibió dos balazos, según un comunicado de su familia.

Bialy reconoció que tuvo miedo, pero que no iba a amedrentarse ante unos agresores a los que calificó reiteradamente de cobardes.

La policía identificó a los agresores como Devon Erickson, de 18 años, y una persona de 16 años identificada por los fiscales como Maya McKinney, cuyo abogado dijo que usa pronombres masculinos y se hace llamar Alec. Ambos ingresaron a la escuela por una puerta que no tiene detectores de metales y abrieron fuego en dos aulas.



Autor: Staff Ahora noticias