Farandula

Juan Osorio apuesta por una familia diversa



En la versión original de Mi marido tiene familia, el drama coreano My husband got a family, no existe una segunda temporada. Juan Osorio se aventó a escribir la segunda parte dando seguimiento a las vidas y problemas de los personajes para no quedarse en el "y vivieron felices para siempre".

Desde su estreno, hace un mes, Mi marido tiene más familia ha registrado los mayores índices de audiencia, con 3 millones 286 mil personas alcanzadas en cada transmisión, superando del 9 al 27 de julio a Educando a Nina, novela de Azteca en un 348%. Contento con los resultados, Osorio expresó:

"La audiencia a veces te acoge con este cariño y a veces no le gusta tu propuesta pero afortunadamente la gente está contenta con la nuestra porque es una mezcla entre el amor, la comedia y la diversidad de género. En este momento estamos incluyendo a dos jovencitos con una atracción y también hay un conflicto de amor, un triángulo amoroso con personas de la tercera edad, dos mujeres (Silvia Pinal y Carmen Salinas) se disputan el amor de un hombre, eso ha llamado mucho la atención".

Con los números de audiencia que han conseguido, el productor dice que pueden darse la libertad y tranquilidad de jugar y aventarse con los personajes, dar giros y agregar cosas a la historia que van grabando casi al tiempo que se transmiten los capítulos en televisión.

"Con esto queda enmarcado que el género y el melodrama mexicano allí está, está en el horario con el contenido necesario y la gente te lo agradece, ese es el reflejo de lo que está pasando con Mi marido tiene más familia", agregó.

Además, el productor platicó que otra cosa que ha generado gran interés es que hay una pareja joven que se une demasiado pronto y se enfrenta a la responsabilidad de vivir juntos. Hay otra pareja más madura con hijos pero ambos trabajan e intentan por todos lados que ellos se queden bien cuidados mientras trabajan.

Las semanas pasadas estuvieron en la celebración de la Guelaguetza por segunda vez. Sobresalió en medios de comunicación de Oaxaca una imagen en la que aparece Pancho López sentado en el Auditorio Guelaguetza y que habría faltado a las indicaciones de protección civil.

Osorio comentó que en realidad fueron unos minutos y sí, les llamaron la atención y ellos se movieron para seguir trabajando. El asunto, comentó, no pasó a mayores, fue más una indicación necesaria en un estado donde hay muchos sismos.

"Este año aumentó el 2% la asistencia a la Guelaguetza, el turismo, todo estaba en su máxima capacidad y es una gran derrama económica en la que contribuye la novela", señaló.

 

 


Información: El  Siglo de Torreón

Fotografía: Redes



Autor: Staff Ahora noticias