Grupo yihadista somalí ataca autobús en Kenia

Grupo yihadista somalí ataca autobús en Kenia



Al menos ocho personas murieron hoy en un ataque contra un autobús supuestamente perpetrado por miembros del grupo yihadista somalí Al Shabab en el condado de Wajir (noreste de Kenia), informó la Policía.

"Sí, puedo confirmar que el ataque ocurrió y que perdimos ocho vidas inocentes de kenianos", afirmó el comisario de policía del la región noroeste de Kenia, Mohamed Birik, en declaraciones al diario "The Star".

Los supuestos terroristas detuvieron el autobús, que circulaba entre las localidades de Kutulo y Wargadud, ordenaron a los pasajeros bajar del vehículo y los dividieron entre locales y no locales, para acabar con la vida de estos últimos.

Tras ejecutar a esas personas, los atacantes ordenaron al resto de pasajeros que volvieran al autobús para continuar con el viaje, que tenía como destino la ciudad de Mandera, fronteriza con Somalia.

"Es lamentable que Al Shabaab haya perfeccionado el arte de matar almas inocentes. Es diabólico y triste que su sed de sangre de inocentes kenianos persista", aseveró Birik.

Al menos ocho personas murieron hoy en un ataque contra un autobús supuestamente perpetrado por miembros del grupo yihadista somalí Al Shabab en el condado de Wajir (noreste de Kenia), informó la Policía.

"Sí, puedo confirmar que el ataque ocurrió y que perdimos ocho vidas inocentes de kenianos", afirmó el comisario de policía del la región noroeste de Kenia, Mohamed Birik, en declaraciones al diario "The Star".

Los supuestos terroristas detuvieron el autobús, que circulaba entre las localidades de Kutulo y Wargadud, ordenaron a los pasajeros bajar del vehículo y los dividieron entre locales y no locales, para acabar con la vida de estos últimos.

Tras ejecutar a esas personas, los atacantes ordenaron al resto de pasajeros que volvieran al autobús para continuar con el viaje, que tenía como destino la ciudad de Mandera, fronteriza con Somalia.

"Es lamentable que Al Shabaab haya perfeccionado el arte de matar almas inocentes. Es diabólico y triste que su sed de sangre de inocentes kenianos persista", aseveró Birik.